viernes, 27 de marzo de 2015

Querida yo

Querida yo: 

Esto que ves no son los restos del naufragio. Aprendiste a nadar antes que a caminar. Eres a la vez el peor de los mares y la más bella mar. La sal que necesitan las heridas. Eres cálida como el sur en el que vives, pero te empeñas en ser fría. Revienta la burbuja, fuera también hay gente buena. Solo tienes que mirar a tu lado. Deja de pasar por todo de puntillas. Tienes tanta sensibilidad dentro que te asusta. Pero no puedes vivir huyendo siempre de ti.

Que te has bebido el amor, las dudas, las distancias y la ginebra.

Que has soñado una vida de dos. 

Que has amado. 

Que has sido valiente. 

Sí, pero sola. 

Siempre has dicho que el amor no es apto para cobardes. Eres tan inteligente para unas cosas, pero para otras eres una auténtica kamikaze. Luchas en batallas que tienes perdidas de antemano.
Que sí, que llevas razón. Pero no eres los retales que han quedado de tus historias. Eres tu propia historia. Esto que ves eres tú, imperfecta. Quiérete, bonita. Sé tu poesía, tu cura, tu musa. 

Y ríe. Y llora. Y ama. Siente. Vive de una puta vez, que se te hace tarde. Aún estás a tiempo de salvarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario