sábado, 29 de septiembre de 2012

Peligroso es creer y también no creer



Periculosum est credere et non credere.
Vtriusque exemplum breuiter adponam rei.
Hippolytus obiit, quia nouercae creditum est;
Cassandrae quia non creditum, ruit Ilium.
Ergo exploranda est ueritas multum, prius
quam stulta praue iudicet sententia.

Fedro, III 10



jueves, 27 de septiembre de 2012

A golpes con el calendario



Hoy me he vuelto a pelear a tortas con el calendario. Todavía no ha comprendido que odio que pase sus hojas tan rápido: ¡nunca me da tiempo suficiente ni para asimilar la realidad ni para soñar más!

Además, acabo de darme cuenta de que en nueve días seré mayor. Sí, sí: MAYOR. Dije que a los 23 dejaría de ser una niña. ¡Y ahora sólo me quedan nueve días!

Y no. Me niego a cumplir un año más: quiero que en mi tarta haya otra vez un 22. Y cuando sople las velas mi deseo será que vuelvan a ser maravillosos otra vez. Yo sólo quiero volver atrás: volver a vivir rupturas y romances, congresos y graduaciones, discursos y cuentos, cenas y copas, risas y besos, muchos besos. Capturar cada mirada que he pasado por alto. Secar cada lágrima que nunca debió tener lugar. Hacer locuras. Actuar más y pensar menos. Vivir en mi nube. Recuperar mi seguridad (¡ya está bien de tanta cobardía!) y ser feliz.

Así que golpearé el calendario para cumplir un año menos. Y no voy a dejar de hacerlo hasta que me diga que los días que quedan por llegar seguirán teniendo millones de cosas bonitas. 

Como las de antes. Como las que he vivido desde que volví a ser sólo yo.