martes, 21 de mayo de 2013

Draco dormiens semper titillandus

Mi madre siempre me dijo que nunca despertara a un dragón mientras duerme. Lo que ella no sabe es que ayer conseguí atrapar uno y lo guardo en una pequeña caja debajo de mi cama. 

Pero no creas que capturar un dragón es una tarea fácil. Necesité de todo mi esfuerzo y de grandes dosis de ingenio. 

Bueno, en realidad, fue más sencillo de lo que esperaba. Había leído tantos cuentos de hadas desde niña que me preparé para una gran batalla. ¡Incluso llevaba mi espada! Pero, cuando lo vi tan pequeño y tan plácidamente dormido, comprendí rápidamente que el mejor truco para despertar a un dragón es hacerle cosquillas. Así se levanta con una sonrisa y te abraza tan cariñosamente que se convierte en tu amigo para toda la vida.